domingo, 25 de septiembre de 2011

Bon Jovi "Living in sin"



Bon Jovi volvieron a actuar en nuestro país este año, pero en ese concierto el número de rockeros se perdió en medio de un público heterogéneo. Para algunos, su éxito es excusa suficiente para vilipendiar a la banda y borrar de su mente cualquier afecto pasado que pudieran tenerles.

Sin embargo para otros -entre los que me incluyo- el grupo es uno de los pocos de los ochenta que supo sobrevivir al descalabro de los noventa (muchos lo intentaron, pero pocos lo consiguieron), eso sí, escogiendo el camino fácil, aunque nos permiten disfrutar de algunos de sus viejos clásicos en todo su esplendor.

Es cierto que su estilo ha cambiado y que hay que cerrar los ojos para no padecer el ego desmesurado de Jon Bon Jovi. Pero escuchar temas como "Living in sin" sigue siendo un placer difícil de comparar de aquel bombazo de Hard Rock Melódico que supuso el incomensurable álbum "New Jersey".

Esta banda sigue siendo historia viva. Los que entonces crucificaron a la banda seguirán haciéndolo ahora, y los que no, quizás se acerquen a sus shows a ver qué sucede. Lo único cierto es que discos como "New Jersey" hicieron que Bon Jovi pasara a la historia por la puerta grande y eso ya no se puede borrar, pese a quién pese.

Hay amores que por las características que presentan tienen el perfil de amores imposibles pero cierto es que no existen "amores imposibles" sino amores muy difíciles de llevar adelante o de alcanzar. Si estás tratando de lograr algo, todavía no es imposible, todavía estás tratando, sigues en carrera. Los supuestos amores imposibles siempre están marcados por algun tipo de diferencia entre los que lo quieren llevar adelante. Pero hay que saber que para cada una de estas circunstancias existe siempre un camino que lleva a buen puerto, pero que sin embargo es muy difícil de transitar. Si realmente estás enamorado de alguien, con todo tu ser, si ese amor tiene una raíz profunda en tu interior, pues puedes lanzarte en pos de ese amor imposible, pues no es tal.



No necesito ningún permiso ni firmar ningún contrato
Tampoco necesito ningún predicador que diga que eres mía
No necesito diamantes, tampoco una nueva novia
Sólo te necesito a ti para que me mires a los ojos

Sé que han pasado malos momentos
Y que tu padre no lo aprueba
Pero yo no necesito a tu padre
Diciéndonos lo que tenemos que hacer

Hay un millón de preguntas
Que podría hacer acerca de nuestras vidas
Pero sólo necesito una respuesta para guiarme en la noche

Así que yo digo nena,
¿Puedes decirme si encajamos aquí?
Lo que yo llamo amor ellos lo llaman pecado
Seremos tú y yo o este mundo en el que vivimos
Yo digo que vivimos en el amor,
Ellos dicen que vivimos en pecado

Estará bien para nuestros padres que discuten cada noche
Y rezan por el perdón de Dios cuando apagan la luz
O llevar ese anillo de diamantes
Cuando tu corazón está hecho de piedra
Puedes hablar sin decir nada
Estás acompañado pero sin nadie a tu lado

O es mejor abrazarte y besar tus labios cada noche
Dicen que las promesas son para siempre
Si firmas en la línea de puntos

Así que yo digo nena,
¿Puedes decirme si encajamos aquí?
Lo que yo llamo amor ellos lo llaman pecado
Seremos tú y yo o este mundo en el que vivimos
Yo digo que vivimos en el amor,
Ellos dicen que vivimos en pecado

Viviendo en pecado
No sé por donde empezar
Ni sé si encajamos aquí

sábado, 10 de septiembre de 2011

Bad Habit "Atmosphere"



Cada vez que Bad Habit edita un disco los seguidores del más puro AOR están de enhorabuena. De un tiempo a esta parte este veterano grupo se ha convertido en una referencia muy grande a nivel internacional dentro de estos terrenos melódicos, donde son verdaderos reyes. El 10º disco de la banda lo vuelve a corroborar.

Algo por lo menos impensable en mi persona que pudieran llegar de nuevo a esas cotas de calidad y alcanzar de nuevo la cima sin oxígeno y en el momento menos inesperado. Las claves: una banda compenetrada al cien por cien, inspiración al máximo nivel y una sensación de estar vuelta de todo, haciendo lo que les viene en gana, sin presiones mainstream ni engañabobos de última hora que sólo llevan a rebajar la calidad final del producto. Cuando estos tres factores se alinean astralmente solo hay una opción: concebir joyas mecánicamente, y éste es el caso.

Cada tema no sólo hace remarcar que no hemos presenciado como la lluvia rellenaba un charco cualquiera, sino de como se abrían los mares a favor del buen gusto, la intensidad y emoción que sólo el AOR como producto melódico puede ofrecer. Cierto que aquí no hay sitio para las demostraciones técnicas ni grandes pasajes de cambios de ritmo endiablados y vistosidad instrumental. Esto es AOR comercial en su máxima expresión y del máximo nivel.

Si hoy día hay un grupo del estilo que podría dar el salto a los grandes circuitos comerciales, esos son Bad Habit. Esto no va a ocurrir, está claro, y muchos lo agradeceremos, aunque también te queda ese sentimiento de duda culpable de que seguro no se venderían a la política mainstream.

Gracias Bad Habit por darnos cada cierto tiempo estos pedazos de manjar de dioses en forma del mejor AOR.